Menú Principal
22 de Agosto de 2019

Ministro Monckeberg y sindicatos de trabajadores analizaron proyecto que flexibiliza la jornada laboral

-“Todos los dirigentes sindicales, sin excepción, nos plantearon que es necesario que Chile cuide el empleo, mejore la calidad de vida pero, al mismo tiempo, le de herramientas a los sindicatos para que las jornadas puedan ser más flexibles y más adaptables a sus realidades”, declaró el secretario de Estado.

El Ministro del Trabajo y Previsión Social, Nicolás Monckeberg, acompañado del subsecretario del Trabajo, Fernando Arab, se reunió con más de 50 dirigentes sindicales, representantes de federaciones y diversas empresas del país, para abordar la agenda del Gobierno en materia de flexibilidad y reducción de la jornada laboral.

En la oportunidad, y en el marco de un diálogo franco y abierto, el Ministro Monckeberg recalcó que la creciente automatización está cambiando el mercado laboral mundial y que Chile debe adaptarse a los nuevos tiempos con una legislación menos rígida y también que mejore la calidad de vida de todos los trabajadores chilenos.

Agregó que la agenda laboral del actual gobierno aborda de manera integral este fenómeno y no se limita a una simple reducción de la jornada laboral la que, de aplicarse sin otras medidas como la flexibilidad o gradualidad, tendrá un fuerte impacto en la productividad del país y por ende en el empleo y salarios.

El proyecto del Ejecutivo, que propone reducir la jornada laboral semanal de las 45 horas actuales a 41 horas, incluye precisamente estos dos aspectos (flexibilidad y gradualidad) y se proyecta que incluso creará cerca de 300 mil empleos.

“Todos los dirigentes sindicales, sin excepción, nos plantearon que es necesario que Chile cuide el empleo, mejore la calidad de vida pero, al mismo tiempo, le de herramientas a los sindicatos para que las jornadas puedan ser más flexibles y más adaptables a sus realidades”, declaró Monckeberg al término del encuentro.

“Recuerden que el proyecto de adaptabilidad laboral y modernidad laboral que presentamos fue producto de mesas técnicas, donde hubo expertos en materias laborales, en materias económicas y también hubo dirigentes sindicales y trabajadores. Vamos a seguir en esta lógica, porque el progreso de nuestro país, la seguridad de los trabajadores no se impone, sino que se dialoga y este diálogo que hemos estado haciendo desde que se ingresó el proyecto no se ha detenido, ni se va a detener. Nosotros sabemos que todos los cambios laborales deben hacerse con diálogo, con acuerdos y vamos a seguir manteniendo estas reuniones de forma periódica”, declaró.

En la reunión informativa realizada en el Salón Azul del Ministerio del Trabajo asistieron representantes de la Central Autónoma de Trabajadores de Chile (CAT), la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), Federación de Salmoneros, la Confederación de Trabajadores Portuarios de Chile (Cotraporchi), el Sindicato Interempresa Montaje Industrial y Construcción (SIMOC), la Federación Central Manipuladoras Programa Alimentación Escolar (Fecemap), La Federación Nacional de Sindicatos de Buses, Camiones y Actividades Afines y Conexas de Chile (Fenasicoch), la Federación Nacional de Trabajadores de Aseo, Jardines y Rellenos Sanitarios de Chile (Fenasinaj), Marina Mercante, Sindical RN, Subus, Banco Santander, Cotratiendas Ripley, Cristalería Chile, Metro, Pesqueros, Salmonera Los Fiordos, Fetracal, Minera Sierra Gorda, sindicato interempresas de Telecomunicaciones, entre otras.

Segundo Steiner, presidente de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), declaró que antes de opinar sobre las propuestas de reducción laboral y junto a los empresarios y académicos, la decisión de los trabajadores es estudiarlas para luego dar una respuesta seria sobre el tema. “Esta rebaja no puede estar ajena a un tema de productividad de las empresas (…) En Chile hay que preocuparse del empleo también”, declaró.

Respecto a la negativa de la CUT de dialogar con el Gobierno o con la mesa de trabajo que impulsó la CPC, el dirigente sindical dijo “entenderlos”, porque “ahí hay un sector ideológico que cuando se acabe el problema se les va a acabar la pega”. “Hay mucha proclama pero poca propuesta. Yo quiero apostar que los compañeros sean capaces de sentarse en una mesa a hacer propuestas y no proclamas”, declaró.

En tanto Abraham Armijo, presidente subrogante de la Central Autónoma de Trabajadores (CAT), señaló que su entidad está totalmente abierta al diálogo y por eso valoró la convocatoria del Ministro Monckeberg a escuchar la propuesta del Ejecutivo. Agregó que existen elementos que están agobiando el trabajo como son el desarrollo tecnológico, la robótica y el tema migratorio que deben resolverse primero para luego avanzar en un tema de horarios. 

“Este es un tema donde estamos dispuestos a trabajar, somos partidarios de disminuir las horas laborales, pero también somos tremendamente responsables en que no haya ninguna sombra de duda que cualquier movimiento que hagamos en cualquier sentido vaya a implicar un daño al trabajo”, declaró.