Autoridades regionales refuerzan compromiso contra el trabajo infantil

Cumpliendo con su compromiso con los niños y niñas de la región, la Seremi del Trabajo y Previsión Social, Dissa Castellani, continúa difundiendo la Estrategia Nacional para la Erradicación del Trabajo Infantil y Protección del Adolescente Trabajador 2015-2025.
Esta estrategia tiene como principio el aseguramiento de trayectorias hacia el trabajo decente que supone una educación de calidad y prevención y erradicación del trabajo infantil.
“Hemos estado difundiendo esta estrategia nacional porque nuestros niños y niñas merecen todo nuestro esfuerzo, necesitamos generar una sociedad protectora de niños, niñas y adolescentes, que nos permita construir un Chile mejor y para eso, en Atacama, se ha desarrollado una estrategia regional para la erradicación del trabajo infantil”, explicó Dissa Castellani, Seremi del Trabajo y Previsión Social.
Los parlamentarios Yasna Provoste y Alberto Robles recibieron de manos de la Seremi del Trabajo el documento con el cual se hacen partícipes de los esfuerzos que el Gobierno está realizando para la erradicación del trabajo infantil.
La diputada Yasna Provoste manifestó que “valoro el esfuerzo que se ha hecho en el país con el objetivo de establecer un documento que establezca los lineamientos y estrategias que debemos seguir y además con una mirada regional con preocupaciones por los niños y niñas de nuestra zona, como, por ejemplo, la deserción escolar para incorporarse a temprana edad a faenas agrícolas”.
Por su parte el diputado Alberto Robles, destacó la iniciativa y enfatizó en la responsabilidad de continuar trabajando por los derechos de los niños y niñas del país. “Siempre he mostrado mi compromiso por los derechos fundamentales de los niños y la erradicación del trabajo infantil”, destacó.
En Chile hay casi 220 mil niños, niñas y adolescentes que trabajan, y de ellos, más de 197 mil desarrollan trabajos peligrosos. El trabajo infantil en el país se concentra en el sector comercio, con un 45% del total, y sólo en un segundo lugar viene la agricultura, la silvicultura y la pesca, con un 21%, que fue tradicionalmente un nicho ocupado por muchos niños en el mundo rural.