REGIÓN DE VALPARAÍSO REGISTRÓ UNA TASA DE DESOCUPACIÓN DE UN 7,2%

Las autoridades destacaron que la última tasa de desocupación revelada por el INE durante este 2021 refleja el efecto del uso de herramientas como el Subsidio al Empleo y el IFE Laboral.

La Región de Valparaíso registró una tasa de desocupación de un 7,2% durante el trimestre móvil septiembre – noviembre de 2021, según la última Encuesta Regional de Empleo publicada este viernes 31 de diciembre por el Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

En concreto, dicha tasa constituye un descenso de 4,6 puntos porcentuales en relación al mismo período del año anterior. Además, esta variación se debió principalmente al ascenso de un 11,5% en el número de ocupados en 12 meses, lo que equivale a 86.911 personas más, aumento que fue incidido por los sectores Alojamiento y Servicios de Comida (116,4%), Construcción (34,4%) y hogares como empleadores (54,5%).

En relación con esta última encuesta, el Seremi del Trabajo y Previsión Social, Rodrigo Kopaitic, afirmó que “La Región de Valparaíso comienza a cerrar el 2021 de buena forma, porque si bien esta medición abarca desde el mes de septiembre a noviembre del año en curso -y la tasa de desocupación del mes de diciembre la conoceremos en la encuesta que se publicará a fines de enero de 2022- nos demuestra que el conjunto de iniciativas y estrategias implementadas por el Gobierno han sido acertadas, y las cuales se reflejan en una baja de 2.8 puntos porcentuales desde la encuesta revelada a fines de julio pasado, cuando en conjunto, nuestras comunas promediaban un 10,7% de desocupación. Sin embargo, actualmente, y gracias al indudable efecto de herramientas como el Subsidio al Empleo, en cada una de sus líneas, y al IFE Laboral, no sólo hemos recuperado empleos perdidos por efectos de la pandemia, sino también, muchas micro, pequeñas, medianas y grandes empresas, han podido crear nuevos puestos de trabajo. De esta manera, incluso hemos ido recuperando el camino que teníamos trazado antes de octubre de 2019”.

Por otra parte, Kopaitic enfatizó que “como Gobierno y Ministerio del Trabajo y Previsión Social, valoramos profundamente el enorme esfuerzo que las empresas, sobretodo las micro, pequeñas y medianas, han hecho no sólo para mantenerse en pie, sino que, además, para mantener con sus empleos a sus trabajadores y trabajadoras. El Presidente Sebastián Piñera lo ha señalado en más de una ocasión: las pymes son el motor de Chile, y generan poco más del 65% de los puestos de trabajo que existen en nuestro país. Por eso, agradecemos profundamente la enorme colaboración que hemos recibido en todo el país de los emprendedores y empresarios, por difundir y promover entre sus trabajadores y trabajadoras herramientas como el IFE Laboral, el cual en la práctica es un incentivo a la contratación formal y a la generación de nuevos empleos”.

En cuanto al avance de este beneficio – que es parte de la Red de Protección Social – el Director Regional del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), Alejandro Villarroel, detalló que “Como institución encargada de la administración de estos beneficios, estamos muy satisfechos por terminar este año con buenas noticias. En cuanto al Subsidio al Empleo, en nuestra región ya sobrepasamos los 76 mil beneficiarios, y en tanto, ya son poco más de 50 mil los trabajadores y trabajadoras que han podido acceder al IFE Laboral, el cual les permite, además, acceder a protección social, previsional y de salud. Sin duda, el esfuerzo coordinado entre el mundo publico y privado ha dado frutos en materia de recuperación económica y de los empleos”.

El desafío de recuperar la empleabilidad femenina.

Por otra parte, la última Encuesta Nacional de Empleo reveló un aumento de un 14% en las mujeres ocupadas, lo cual se relaciona directamente con uno de los grandes desafíos llevados adelante por el Gobierno durante el período de pandemia: recuperar la inserción femenina en el ámbito laboral, y que el pasado jueves 30 de diciembre sumó un nuevo hito, con el anuncio del envío de un proyecto de ley que garantizará a el derecho a sala cuna a todas las trabajadoras del país, dependientes e independientes, y la extensión por 3 meses del Subsidio “Protege”.

Al respecto, el Seremi del Trabajo de Valparaíso detalló que “los beneficiarios son los hijos menores de dos años de madres trabajadoras dependientes del sector privado, independientes y de casa particular. Además, podrán acceder a este apoyo los hijos menores de dos años del trabajador que tenga por sentencia judicial el cuidado personal del niño, por ejemplo, el padre o el abuelo”.

Po otra parte, el proyecto promueve la corresponsabilidad mediante la creación de un fondo solidario para financiar el beneficio de sala cuna a través de una nueva cotización de 0,1% de cargo del empleador, que debe ser pagada por hombres y mujeres. Este fondo será administrado por la Tesorería General de la República.

Además, se creará un Registro Nacional de Cuidadores, el cual se espera que en el futuro permita la creación de un sistema mixto de cuidado, que compatibilice el sistema institucional vigente, con uno local y de barrio. Recordemos que la legislación actual señala que solo las empresas que tengan 20 o más trabajadoras deben otorgar el beneficio de sala cuna.

Finalmente, Rodrigo Kopaitic también valoró la extensión del Subsidio Protege hasta marzo de 2022, el cual culminaba este 31 de diciembre, y que, hasta la fecha, ha beneficiado a alrededor de 4 mil personas en la Región de Valparaíso. Esta herramienta garantizará que las actuales y nuevas beneficiarias accedan a tres meses de pago, siempre que postulen y cumplan los requisitos.

El Subsidio Protege entrega $200 mil mensual por cada niño o niña menor de 2 años que tenga la madre trabajadora, dependiente e independiente, siempre que no tenga acceso al beneficio de sala cuna por parte de su empleador.

Empleo a Nivel Nacional.

A nivel nacional el trimestre septiembre – noviembre registró una tasa de desocupación de un 7,5%, lo cual constituye un descenso de 3,3 puntos porcentuales durante los últimos 12 meses. Esta variación se debió al alza de la fuerza de trabajo en un 4,3%, menor a la presentada por las personas ocupadas, que fue de un 8,1%.