Ministra del Trabajo detalla aumento promedio de $13.000 en pensiones

La ministra del Trabajo y Previsión Social, Camila Merino, junto al subsecretario de Previsión Social, Augusto Iglesias y la directora del Instituto de Previsión Social, Labibe Yuhma, compartieron hoy un desayuno con nuevos beneficiarios de la Reforma Previsional, cuya penúltima etapa comenzó el 1 de julio de este año.

A partir de este mes, se produjo una serie de mejoras al Sistema de Pensiones Solidarias. En primer lugar, el incremento de las personas que tienen derecho a pensiones solidarias de Vejez (APSV). Aquellas personas que cumplan y tengan una pensión mensual inferior a $200 mil, tendrán derecho a solicitar APSV. Antes el sistema sólo incluía a los pensionados con ingresos inferiores a $150 mil, correspondientes al 50% de los hogares de menores ingresos, cifra que aumentará al 55% de los grupos familiares más desposeídos.

“Estamos muy contentos porque esto es una mejora al sistema de pensiones solidarias que va a beneficiar a 400 mil personas”, dijo la ministra el Trabajo, quien explicó se aumentaron las pensiones de quienes están recibiendo aportes previsionales de vejez, beneficios que hoy llegan a 330 mil personas, quienes recibirán un incremento automático en sus asignaciones, mientras que otras 70 mil ingresan a partir del 1 de julio al sistema.

Así, un beneficiario que hoy –con Aporte Previsional Solidario de Vejez incluido- posee una pensión de $120 mil, a partir del 1 de julio recibe $131.250. Mientras que quienes recibían $160 mil y no tenían derecho a APSV, hoy podrán acceder al beneficio y recibirán $175 mil. Cabe mencionar que el monto en el cual suben las pensiones varía según la gradualidad que ha tenido este beneficio.

La tercera modificación es el reemplazo del requisito de puntaje en la Ficha de Protección Social por el de puntaje en el Instrumento Técnico de Focalización, que ha sido diseñado en conjunto por los Ministerios del Trabajo y Previsión Social, y Hacienda.

Este Instrumento es un modelo matemático que utiliza como fuente de datos la información contenida en la Ficha de Protección Social junto con información de ingresos y cotizaciones previsionales. De la aplicación de este modelo se obtiene un puntaje que permite identificar si la persona cumple o no con el requisito de integrar un grupo familiar perteneciente al 55% más pobre de la población de Chile.

Cabe mencionar que este cambio no va a afectar a las personas que ya tienen el beneficio, sino que sólo a las nuevas solicitudes de pensiones básicas o de Aporte Previsional Solidario, por lo que aquellas personas que reciben su APS recibirán un incremento en sus asignaciones de forma automática. “Este cambio no es un bono, es una modificación permanente, una muy buena noticia que significa un incremento promedio de la gente beneficiada de 13 mil pesos mensuales”, añadió la ministra Merino.

La autoridad hizo un llamado a la población para que quienes estimen ser potenciales beneficiarios y tengan ficha de protección social concurran a las oficinas del IPS o de su AFP para hacer la solicitud del beneficio.