Ministra del Trabajo y Previsión Social: “Con convicción y responsabilidad, estamos impulsando una reforma previsional en base al diálogo tripartito”

En el marco de la discusión por Un nuevo retiro de fondos desde las cuentas individuales, la secretaria de Estado reiteró que la prioridad es el cambio al sistema de pensiones.

La ministra del Trabajo y Previsión Social, Jeannette Jara, expuso durante esta jornada ante la Comisión de Constitución, Legislación, Justicia y Reglamento, que comenzó la discusión de los proyectos de ley refundidos para retirar hasta el 10% de los fondos de pensiones.

Durante su ponencia, la secretaria de Estado señaló que “si hay un nuevo retiro, un poco más de tres millones de personas adicionales quedarían sin saldo, totalizando más de 5 millones de trabajadores y trabajadoras”.

Añadió que, al 25 de febrero de 2022, 7.559.970 de personas habían efectuado los tres que se han permitido, lo que representa el 67% del total de afiliados al sistema. En tanto, explicó que 4.067.840 agotaron sus fondos al momento de hacer alguno de los retiros, lo que equivale al 36% del total de afiliados. De ellos, un 56% son mujeres y un 60% son menores de 35 años.

“Las pensiones ya son bajas y con los retiros esta situación se agudizará. La Superintendencia de Pensiones ha estimado que las pensiones autofinanciadas caerán alrededor de un 28,3% en promedio”, sentenció.

Lo anterior, añadió, amplía aún más la brecha de género en materia previsional, por cuanto para las mujeres se estima que la caída en el monto de la pensión será de 33% en promedio, mientras que para los hombres será de 24%.

“Si bien en los momentos más agudos de la crisis se legislaron los retiros, por la tardía reacción del gobierno anterior, la acumulación de éstos ha generado una serie de efectos negativos que se suman a los daños previsionales descritos”, dijo.

La ministra Jara explicó que entre los efectos, que principalmente afectan a los sectores más vulnerables y a la clase media, están el alza de precios, que castiga el poder adquisitivo de los salarios y eleva el costo de la canasta básica; un aumento de las tasas de interés, alejando aún más el sueño de la casa propia y afectando a todas las personas y familias endeudadas en UF; encarecimiento del crédito para las Mipymes; y, derivado de los dos puntos anteriores, mayores dificultades para recuperar el empleo.

La secretaria de Estado sentenció que “la idea de un quinto retiro no sólo es regresiva en lo económico, sino también dañina en lo previsional y social”.

“Por último, con convicción y responsabilidad, estamos impulsando una reforma previsional en base al diálogo tripartito, que pone al centro la seguridad social como un derecho humano para mejorar las pensiones actuales y futuras”, culminó.