Ministra Jeannette Jara participa en lanzamiento de estudio del PNUD y la OIT sobre el retorno de las mujeres al mercado laboral tras pandemia

  • La secretaria de Estado valoró el informe “Mujeres y retorno laboral en Chile. Aprendizajes de la pandemia para cerrar la brecha de empleo” y señaló que “fortalece la necesidad de avanzar en un sistema nacional de apoyos y cuidados”.

Santiago, 20 de junio de 2022. “El Covid-19 no solamente está siendo una crisis sanitaria y económica, sino que también una crisis de cuidados, donde, sin duda, mayoritariamente fueron mujeres las que salieron del mercado laboral para dedicarse a las tareas de los cuidados, principalmente, de los hijos y de las hijas”, dijo la ministra del Trabajo y Previsión, Jeannette Jara, tras la presentación que hizo la tarde de este lunes sobre el informe “Mujeres y retorno laboral en Chile. Aprendizajes de la pandemia para cerrar la brecha de empleo”, elaborado por el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Si bien ha habido una recuperación bastante importante, siguen quedando algunos sectores rezagados. En ese contexto, el informe recoge ciertas experiencias que nos parecen vitales para proyectar políticas públicas hacia adelante”, agregó la secretaria de Estado en la actividad, en la que también estuvieron presentes el administrador del PNUD, Achim Steiner; el director de la OIT para el Cono Sur, Fabio Bertranou; la representante residente del PNUD en Chile, Georgiana Braga-Orillard; y la presidenta ejecutiva de Comunidad Mujer, Alejandra Sepúlveda.

La ministra Jara valoró el reporte de las organizaciones internacionales y comentó que este “fortalece la necesidad de avanzar en un sistema nacional de apoyos y cuidados. Asimismo, recoge la valoración en las decisiones que hicieron las familias al interior de sus senos, en el contexto de las cuarentenas, de quién era la persona que se quedaba a cargo de los cuidados y que en Chile culturalmente recae, por el principio de la división sexual del trabajo, en las mujeres. Además, se tomaron estas decisiones teniendo a la vista el evidente bajo reconocimiento salarial que las mujeres experimentan respecto de los hombres, así como también las extensas jornadas y los tiempos de traslado que se suman en ciudades segregadas como Santiago”.

Fabio Bertranou explicó que el documento “indaga sobre las principales barreras y circunstancias que han limitado un retorno más pleno, especialmente de las mujeres, producto de la crisis sanitaria y económica y el impacto que tuvo en el mundo del trabajo”. Añadió que el informe profundiza en “factores que pueden colaborar con las políticas públicas para acelerar el retorno de las mujeres al mundo del trabajo”.

Entre otros aspectos, el informe reveló que, previo a la crisis sanitaria, la tasa de participación laboral de las mujeres con la de los hombres tenía una diferencia de 21 puntos porcentuales (pp), con 52,6% y 73,5%, respectivamente. Sin embargo, durante el momento más complejo de la pandemia, la tasa de participación laboral femenina cayó a 41,3%; es decir, una baja de más de 10 pp.

Del mismo modo, el documento dio cuenta que, en junio de 2020, el 62% de los hombres se mantuvo en el mercado laboral, mientras que, en el caso de las mujeres, la cifra fue de 41%: 6% tenía un nuevo trabajo y sólo un 35% estaba buscando.

En su presentación, la ministra indicó que “los arreglos familiares y las decisiones sobre quién pasó a asumir las labores de cuidados y el trabajo doméstico, y quién continuó trabajando de forma remunerada fuera del hogar, responden a una estructura clásica de decisiones familiares en el patriarcado. En ese sentido, la pandemia agudizó la división sexual del trabajo que es la gran tela de fondo que está detrás de la brecha estructural en participación laboral entre hombres y mujeres”.

En sus conclusiones el informe indicó que el retraso en el retorno de las mujeres al mercado se ha dado ante el elevado salario de reserva y, en menor medida, por las transferencias monetarias implementadas como respuesta a la crisis. Además, explica que los hogares implementaron estrategias de suplemento de ingresos y reducción de costos que mermaron los incentivos para retornar al empleo.

También concluyó que la crisis del mercado laboral generada por la pandemia modificó la percepción de riesgo asociada a la pérdida del ingreso, lo que se tradujo en una reducción del horizonte temporal de futuro considerando las decisiones de inserción o no inserción laboral por parte de las mujeres.

El administrador del PNUD, Achim Steiner, señaló en su presentación que “las mujeres buscan un equilibrio entre su trabajo y la vida personal y familiar, con un foco en ser madres. La pandemia ha respondido a esas expectativas laborales. Muchas de ellas, que querían estar trabajando cerca de su casa con un trabajo flexible o a tiempo parcial, se dieron cuenta que pasar tres horas en transporte no es una forma óptima de pasar el día”.

Por su lado, la presidenta ejecutiva de Comunidad Mujer, Alejandra Sepúlveda, indicó que el informe “es muy importante para avanzar, ponerle rostro a esa diversidad de mujeres que muestran cuales son los desafíos, expectativas de cómo quieren seguir viviendo después de la pandemia. La dimensión del trabajo es parte de la vida, pero no lo es todo, y eso queda bastante claro en sus declaraciones y en el análisis que se hace en el estudio”.

Agenda para la igualdad de género

La titular del Ministerio del Trabajo y Previsión Social también explicó en su presentación la agenda de igualdad de género en materia laboral.

Destacó sí el Plan de Recuperación Económica Inclusiva Chile Apoya, que tiene énfasis en los grupos y sectores más rezagados y que incluye la extensión, hasta septiembre, de las postulaciones al Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) Laboral, así como la ampliación del Subsidio Protege. También destacó la futura reforma previsional, que será ingresada por el Gobierno en agosto de este año.

“Una de las iniciativas emblemáticas de nuestro Programa de Gobierno es la reforma previsional, para establecer un auténtico sistema de seguridad social en Chile, que responda a los principios de la OIT. Si bien la ingeniería de detalles está en proceso, y considerará los resultados del Diálogo Social, un criterio de base es que la reforma debe establecer mecanismos de solidaridad entre hombres y mujeres”, dijo la ministra Jara.

También indicó que el Ejecutivo impulsará la ratificación del Convenio 190 de la OIT para la erradicación de todas las formas de violencia y acoso en el trabajo, incluidos la violencia y el acoso por razón de género que afecta, sobre todo, a las mujeres.