Ministra Matthei destaca ley que protegerá a los trabajadores en caso de una quiebra

El Presidente de la República, Sebastián Piñera, junto a los ministros de Trabajo y Previsión Social, Evelyn Matthei; Justicia, Teodoro Ribera; y Economía, Pablo Longueira, firmó el proyecto de ley de protección de derechos laborales en caso de quiebra de una empresa, que ingresará al Congreso prontamente para su tramitación.

La legislación vigente no precisa qué sucede con los trabajadores en caso de quiebra de una empresa, generando una situación de incertidumbre laboral, ya que el empleador es sustituido por un tercero o síndico con el objeto de saldar sus deudas, para lo cual despide a todos trabajadores, aduciendo como causal las “necesidades de la empresa”.

Así, se genera un círculo vicioso para los trabajadores, ya que se constatan cotizaciones impagas; no se pueden realizar los finiquitos y el trabajar debe demandar ante el tribunal que se le reconozca la deuda, con la consiguiente demora del pago.

Todo ello retrasa los beneficios del trabajador y muchas veces su jubilación, considerando que la duración promedio de un proceso judicial de quiebra es de 4,5 años, y casi el 60% de los reclamantes ante la Superintendencia de Quiebras son trabajadores(as).

La ministra del Trabajo explicó que la nueva normativa busca “proteger al elemento más débil a la hora de una quiebra, que son los trabajadores y sus derechos y que éstos no sean tramitados de un lado a otro”, dijo la autoridad, quien agregó que la idea es que puedan los trabajadores recuperar rápidamente sus remuneraciones, años de servicio y cotizaciones previsionales, de una forma mucho más simple.

“Se le va a exigir al síndico un balance de cuánto se le adeuda al trabajador,  que haga el finiquito y reconozca todas las deudas. Estas se van a poder pagar con los bienes de la empresa fallida sin que el trabajador deba recurrir a tribunales y abogado, teniendo así la posibilidad el trabajador de cobrar de forma inmediata su seguro de cesantía y buscar un nuevo empleo”, señaló Evelyn Matthei.

A la actividad, realizada en el Palacio de La Moneda, asistió un grupo de trabajadores perjudicados con la actual legislación.

 Katherine Pastén Ramírez trabajó durante 3 años en la empresa Mas Salud S.A . La referida empresa fue declarada en quiebra el 14 de enero del 2009, fecha en la que ella tenía 4 meses de embarazo.

“Esto significó una pesadilla. Estar esperando un finiquito y que un síndico se burle de mí y de mi familia, sin poder hacer goce de una remuneración y así poder contra mi seguro de cesantía fue de verdad una experiencia traumática. Con esta ley aprobada ojalá que ningún chileno vuelva a pasar la pesadilla que yo y mi familia vivimos”, contó Katherine Pastén.

Entre las principales propuestas de la iniciativa legal, la quiebra declarada judicialmente tendrá los siguientes efectos:

•          Da derecho al trabajador a indemnizaciones sustitutivas del aviso previo y por años de servicio, manteniendo la práctica de los síndicos y tribunales, pero a nivel de texto legal.

•          El finiquito podrá firmarse con cotizaciones impagas. El trabajador nunca renuncia a las cotizaciones que no estén pagadas al momento del término del contrato, mientras que una vez firmado entre trabajador y síndico, el finiquito basta para que el síndico pague, sin necesidad de iniciar un juicio, lo que reduce el tiempo de espera del trabajador.

•          Da acceso a la cuenta individual y fondo de cesantía solidario (seguro de cesantía).

•          Se uniforman las reglas sobre los topes aplicables a las preferencias que tienen los trabajadores, incluidas en el Código del Trabajo y el Código Civil.

•          Los fueros se acaban con la quiebra, sin necesidad de trámite judicial de desafuero, pagándose las indemnizaciones correspondientes. En caso de fuero maternal, se paga además indemnización que represente los meses de remuneraciones futuras al fuero que dejará de percibir, descontando los subsidios por maternidad de cargo fiscal.

•          Sobre cuotas de créditos sociales otorgados por una Caja de Compensación de Asignación Familiar: las futuras no devengadas, no las asume el empleador en quiebra y serán una deuda personal del trabajador, mientras que las cuotas ya devengadas y descontadas de la remuneración por el empleador, las asume el empleador en quiebra.

•          Sobre ahorro previsional colectivo, en caso que la relación laboral termine por la quiebra, los aportes efectuados por el empleador pasarán a ser de propiedad del trabajador.