Ministra Matthei recibe informe que recomienda profundas transformaciones en sistema de capacitación

Luego de 6 meses de intensa actividad, una comisión transversal de expertos le entregó a la ministra del Trabajo y Previsión Social, Evelyn Matthei, el informe final con las conclusiones del panel sobre el sistema de capacitación en Chile.

La secretaria de Estado conformó una comisión en marzo pasado, liderada por el economista del PNUD, Osvaldo Larrañaga, e integrada por Dante Contreras (U. de Chile), David Bravo (U. de Chile), Paula Agurto (Sence), Hernán Araneda (Fundación Chile), Alejandra Manquilef (Ministerio del Trabajo), Marcela Perticara (Universidad Alberto Hurtado), Tomás Rau (Universidad Católica) y Sergio Urzúa (en representación del Ministerio de Hacienda). En la Secretaría Técnica se contó con la cooperación de Carlos Acero (coordinador), Francisco Carrillo, Cristóbal Castro y Ricardo Ruiz de Viñaspre.

Esto, con el objeto de identificar qué políticas públicas estaban teniendo el efecto deseado en materia de capacitación, ítem al cual el Estado destina unos US$ 400 millones anuales.

Las conclusiones de la Comisión Larrañaga son críticas con el actual sistema de capacitación (incluyendo las entidades que imparten cursos, como la OTIC),y  sobre todo con el instrumento de la franquicia tributaria, que utiliza el 80% del total de recursos que invierte el Estado en capacitación.

La Comisión propone descontinuar gradualmente esta franquicia y reasignar esos recursos a otro instrumento, ya que no habría evidencia de que conlleve aumentos salariales o de productividad.

La ministra Matthei valoró la entrega del informe final y señaló que “por ejemplo, hemos detectado que la probabilidad de recibir una capacitación es más alta si tienes mejor educación, si tienes mejor remuneración y trabajas en una empresa más grande, lo que está muy mal. Hoy, el 27% de los recursos del Estado en capacitación se lo lleva el quintil más rico de la población, y eso quiere decir que el sistema no focaliza bien”.

Aumentos de sueldos gracias a la capacitación

La secretaria de Estado agregó que “las personas capacitadas vía franquicia Sence, con cursos de sólo 19 horas, lograron un nulo impacto en sus sueldos. Quienes han recibido capacitaciones de 500 horas (como la capacitación por oficios, mucho más cara que la franquicia), y que corresponden a personas de más escasos recursos, han logrado remuneraciones unos $ 40.000 más altas al segundo año. A eso queremos apuntar”.

Matthei recordó que actualmente sólo existen 3.500 para capacitaciones por oficios —las que realmente impactan positivamente en salarios y productividad—, cifra que subirá a 20.000 plazas en 2012, y a 60.000 cupos en 2013, lo que tendrá un fuerte impacto en la empleabilidad de jóvenes y mujeres, los segmentos más vulnerables del mercado laboral.

El informe de la Comisión Larrañaga también propone un rediseño institucional del  Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (Sence) y señala la falta de evidencia sobre los beneficios de programas de capacitación como los programas Nacional de Becas y Mujeres Jefas de Hogar, y del subsidio al empleo joven y la bonificación a la contratación de la mano de obra.

Además, como una vía para mejorar el sistema nacional de capacitación, el Ministerio del Trabajo está trabajando con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), quien está proponiendo cambios que mejorarán la capacitación y la empleabilidad de jóvenes y mujeres, donde la participación laboral no supera el 50%, frente al 70% de los países desarrollados.