Subsecretario de Previsión Social participó en certificación de monitores de seguridad para la construcción

El subsecretario de Previsión Social, Augusto Iglesias, participó de la ceremonia de certificación de 20 nuevos monitores del Programa Construyo Chile, el que busca la formación de competencias fundamentales en seguridad y salud en el sector de la construcción.

“El Programa ConstruYO Chile es un ejemplo más del tipo de iniciativas que refleja el compromiso que tiene el Gobierno con el desarrollo de una política de seguridad en el trabajo”, manifestó el subsecretario Iglesias, durante la ceremonia que se realizó hoy en la Cámara Chilena de Construcción.

En este sentido, la autoridad aclaró que lo que el Gobierno busca es “crear un sistema moderno de seguridad y salud en el trabajo”, el cual, a su juicio, “no se genera no sólo con leyes y regulaciones, sino que (se crea) principalmente con conductas y actitudes nuevas en materia de seguridad laboral y ese es el aporte fundamental del Programa ConstruYO Chile”.

En la actividad se certificó a 20 relatores que participaron y aprobaron los contenidos del Programa, los que se suman a los 200 ya existentes.

El subsecretario explicó que con esto se ha dado por terminada una primera etapa, que comprende a un segmento de trabajadores/as, pero cuya cobertura se incrementará de manera progresiva año a año, con miras, dijo, “a que en su etapa de consolidación esta capacitación sea de carácter obligatoria para todo trabajador/a que se desempeñe en el sector de la construcción”, agregando la autoridad, que a futuro se pueda verificar en un sitio electrónico que trabajadores han participado de estos cursos.

Además este hito representa el punto de partida de la segunda Etapa del ConstruYO Chile, que corresponde al diseño de los cursos obligatorios para los integrantes de los Comités Paritarios.

El Programa “ConstruYO Chile: Formación de Competencias Fundamentales en Seguridad y Salud en el Trabajo en el Sector Construcción“, el cual, es impulsado por el Gobierno, para contribuir con el desarrollo de una cultura preventiva en los trabajadores del sector y fomentar el autocuidado, favoreciendo así, la reducción de las tasas de siniestralidad y fatalidad en la construcción, actividad de gran relevancia para el crecimiento económico del país.

La tasa de accidentabilidad en la construcción se redujo en los últimos años desde el 40% al 5,4% (cifra entregada por la SUSESO para el año 2010), la cifra más baja de la historia, aunque, a juicio de Iglesias la meta debe ser reducir aún más esta tasa de accidentabilidad.